Accidentadas pistas mantienen eufóricos a los esquiadores extremos Charlie Carr de Bristol, New Hampshire, guía a su amigo Andy Bell de Thormon, New Hampshire, a la cima de La Exclusa, una pista con 50 grados de pendiente en el Monte Washington, en New Hampshire (Fotos AP)
Accidentadas pistas mantienen eufóricos a los esquiadores extremos

En un sábado de tarjeta postal, una bulliciosa multitud de unos 2.000 fuertes peregrinos se prepara para un temerario estilo de culto de moda que le es propio.

Solos y en grupos, salen del Punto Pinkham y suben las 3.1 millas de un sendero nevado y barroso que los lleva al Desfiladero Ravine. Es el lugar donde nació el esquí extremo de Estados Unidos. Durante casi un siglo, ha sido un destino en la lista de propósitos de los amantes de la nieve que buscan emoción. En sus espaldas llevan las únicas posesiones que se requieren: esquíes o tablas de nieve, botas, bastones, ropas para todo clima, agua, barras de proteínas y manzanas.

Christen Cevoli, instructora de esquí estilo libre de Vermont, aún tiene recuerdos vívidos de su primera excursión en momentos en que realiza su segunda subida a Tuckerman.

“Una llega a la cima del Barranco Izquierdo, mira hacia abajo y siente como si estuviera al borde del mundo”, comentó mientras se ajustaba el cinturón de sus pantalones de esquí rosados y se agachaba a abrochar sus botas.

“Llegué a la cima y empecé a hiperventilarme. Pensé que si no esquío cuesta abajo, van a tener que sacarme con un helicóptero de esta montaña”, dijo un esquiador de 30 años, procedente de Brewster, Massachusetts. “Si, estaba asustado. Y valía la pena. Simplemente respire profundo, di un grito y me lancé”.

Tuckerman es una hondonada en un glacial. Solo hay que pensar en un cuenco. Fue tallada en el costado este del Monte Washington durante la era del hielo. Está perfectamente ubicada para captar y contener la nieve que roda del pico de la montaña de 6.288 pies de alto. La capa de nieve tiene un promedio de 50 pies al año. Eso habitualmente mantiene a los esquiadores y corredores en sus laderas hasta el mes de mayo.

John Apperson, de Schenectady, Nueva York, hizo el primer descenso en abril de 1914. Una carrera de la cima a la base, que se llamó El Infierno Norteamericano, copiando una carrera similar que se realizaba en Muerren, Suiza, cautivó a los esquiadores de todo el mundo en abril de 1933. Así lo sostiene Jeff Leich, director ejecutivo del Museo del Esquí de Nueva Inglaterra y autor del libro: “Sobre Headwall: Nueve Décadas de Esquí en el Desfiladero Tuckerman”.

“Tuvieron en frente un elemento de espectacularidad que nadie había visto antes en este país”, sostiene Leich respecto al descenso”.

Tuckerman pone un sello perdurable al mundo del esquí extremo con la carrera Infierno de 1939. Fue una cortesía de Toni Matt, el joven australiano que concluyó su último turno antes de alcanzar la parte más empinada de la pista. Sin posibilidades de devolverse, Matt se puso en posición de descenso y dio cuenta de la montaña. Acortó el récord de la carrera en cerca de la mitad, al registrar 6 minutos y 29 segundos. Hoy los esquiadores y corredores aún pronuncian su nombre con profunda reverencia.

“Es una leyenda del Desfiladero Tuckerman”, dijo Colin Boyd, un esquiador de 27 años, proveniente de Eliot, Maine, quien está cuarto en el ranking de snowboard en el Circuito Mundial Freeride. “Todos quieren una historia para llevar a casa. Es un rito al pasar”.

Hay muchas razones para que Tuckerman despierte la imaginación.

En una pendiente loca: un promedio de 45 grados. El sitio web Gondyline.com la califica como la pista de esquí más empinada del país. Aunque algunas secciones cortas son más inclinadas – como Coulier de Corbet, en el Hoyo Jackson de Wyoming, con 53 grados durante un tramo de 350 pies – Tuckerman es la pista con la mayor pendiente sostenida.

Otros aprecian el esfuerzo que significa llegar a la cima. La caminata de 3.1 millas representa una subida de 1.800 pies y lleva solo a la parte baja del desfiladero. Otra caminata de una hora permite subir los 1.000 pies restantes hasta la cima. Los esquiadores y corredores serpentean cuesta arriba en una fila que se mueve en cámara lenta, usando las huellas de quienes van delante como una escalera. No hay refugio base, a menos que se tome en cuenta un montón de piedras llamado Lunch Rocks, ubicado cerca de la base del cuenco, donde la gente se tiende a tomar sol, come algo u observa la entretención.

Las carreras magníficas ganan ovaciones. Y los revolcones espectaculares sacan ovaciones más grandes.

Algunos quedan demacrados con el raro clima del Monte Washington. Es el pico más alto del noreste que, en una oportunidad, registró un viento con velocidad récord de 231 millas por hora. Es un virtual cañón de nieve desde octubre a mayo.

Otros disfrutan los riesgos, incluyendo las avalanchas, caídas de hielo y grietas. Los integrantes de las patrullas de nieve recuerdan que aún para los veteranos de Tuckerman dos carreras nunca son iguales en el impredecible cuenco. La gente puede resultar herida.

Brian Spurr, un esquiador de 25 años, proveniente de Boston, dijo que siempre tiene en mente las advertencias.

“Es para ponerse un poco nervioso porque mucha nieve va cayendo alrededor tuyo y piensas que puede producirse una avalancha”.

Cevoli, la instructora de esquí, revisó su equipo por última vez antes de enfilarse por el Barranco Izquierdo. Una gran sonrisa se asoma bajo sus lentes de sol y su bandana negra.

“Es la ladera más empinada y brutal que jamás haya esquiado. Es la experiencia más asombrosa de mi vida”.

Filed Under:  
ESTÍMULO AL PENSAMIENTO CRÍTICO
¿Qué hace que el Desfiladero Tuckerman sea extremo?
Escriba sus respuestas en la sección de comentarios


COMMENTS (19)
  • carlag-McD
    5/18/2015 - 11:19 a.m.

    Tuckerman hace esqui extremo. Va a diferente pistas en Los Estados Unidos y va a pistas extremos de enorme altitud con condiciones malas como temperaturas frias y muchisimo viento. Tambien va my rpido.

  • josselyna-McD
    5/18/2015 - 11:22 a.m.

    es un desafio muuy grande porque corre el peligro que la nieve se derrame .pero tambiem esquiar es algo muy divertido andaase mas que todo resbalandose

  • alexav-McD
    5/18/2015 - 11:24 a.m.

    Lo que las personas hisieron en la montaas seria algo que llo talves nunca haria, lo que hisieron estuvo bien creo yo, si lo haira talves tuviera mucho miedo pero lo que hisieron estuvo bien.

  • urielo-McD
    5/18/2015 - 11:27 a.m.

    Los integrantes de las patrullas de nieve recuerdan que an para los veteranos de Tuckerman dos carreras nunca son iguales en el impredecible cuenco. La gente puede resultar herida.

  • ingridr-McD
    5/18/2015 - 11:27 a.m.

    Ase que hay unas grandes montaas que asen que esas personas escalen y agan cosas que muchas personas nunca quiesieran aser y sea una cosa muy extrema

  • erickp-McD
    5/18/2015 - 11:30 a.m.

    El Desfiladero Tuckerman es el mas extremo por ques es la pista de esqui as empinada de los Estados Unidos. Es perfecto para los esquiadores extremos

  • karinav-McD
    5/18/2015 - 11:33 a.m.

    Es la pista mas empinada de los Estados unidos. Es 45 grados y hay secciones mas inclinados pero este as el mas largo y es perfecto para los esquiadores extremos.

  • annamg-McD
    5/18/2015 - 11:35 a.m.

    Qu hace que el Desfiladero Tuckerman sea extremo?
    que no hacer a mi me pacer que hacer tdo muy extermo y debe de tener mas cuidado con las cosas que hacer si no un dia es puede lastimar

  • americar-McD
    5/18/2015 - 11:36 a.m.

    Lo que hace que el desfilado tuckerman sea extremo es como fue diseado. Si hubiera sido desi?ado diferente problabemente no seria igual de extremo como lo es ahora.

  • itzelr-McD
    5/18/2015 - 11:37 a.m.

    Lo que hace al Desfiladero Tuckerman sea extremo es que los participantes tienen que bajar desde una montana que tiene un ngulo muy empinado. y esto es lo que lo hace extremo para unas personas que les gusta ese tipo de actividades.

Tomar el examen Deja un comentario
ADVERTISEMENT